bar code, bar code label, product-150961.jpg

ISBN: Qué es y para qué sirve

Si ha escrito un libro y desea publicarlo, seguramente habrá oído hablar del ISBN. Este término va ligado al negocio editorial como las matrículas a los coches, por lo que resulta fundamental para poder comercializar una obra.

Si desea conocer en qué consiste, su funcionamiento y el modo de obtenerlo, le recomendamos que lea las siguientes líneas.

1. Qué es el ISBN

ISBN son las siglas en inglés del International Standard Book Number («Número Estándar Internacional de Libros»); o lo que es lo mismo, un código que poseen todas las publicaciones que se registran en sus respectivos países.

Eso sí, un ISBN es un número, y cada territorio designa a su propia agencia para asignar ISBN a los editores tradicionales y de autoedición ubicados en ese país. Por poner un ejemplo, la Agencia Estadounidense de ISBN no puede asignar ISBN a editores y autoeditores ubicados fuera de los Estados Unidos y sus territorios. Lo mismo ocurre en España y otras naciones de Europa.

El ISBN identifica el título u otro producto similar a un libro (como un audiolibro) al que está asignado, pero también al editor al que se debe contactar para realizar pedidos. En ese sentido podríamos decir que dicho código es equivalente a nuestro DNI, pero en este caso, en lugar de identificar a una persona física, se corresponde con un libro.

La Agencia Internacional del ISBN, ubicada en Londres, es la autoridad de registro del sistema ISBN en todo el mundo. En el caso de nuestro país, si se obtiene un ISBN de una empresa que no sea la Agencia Española del ISBN, ese código no identificará al editor del título con precisión. A la larga, esto puede generar problemas en la cadena de suministro de la industria editorial.

2. Características del ISBN

Durante más de treinta años, los ISBN poseían 10 dígitos. A inicios del año 2007, se produjo una transición el código a un formato de 13 dígitos. Desde entonces, todos los ISBN del mundo poseen ese mismo número de dígitos.

¿Qué ocurre con aquellos libros que llevaban un ISBN de 10 dígitos? ¿Es posible adaptarlos a la nueva normativa de 13? Por supuesto. Además, es bastante sencillo, pues existen convertidores automáticos que pueden hallarse en internet. Estos básicamente incorporan tres nuevas cifras delante. No obstante, si es una publicación anterior a 2007, no necesita hacer ningún cambio, ya que la nueva normativa no afecta a esos títulos.

3. Modo de calcular el ISBN

El ISBN se calcula mediante una ecuación numérica en la que el dígito de control confirma el número. El sistema más reciente involucra un sistema de módulo 10 donde el primer dígito se debe multiplicar por 1, el segundo por 3, el tercero por 1, el cuarto por 3, etc.

Posteriormente, todas las soluciones se suman y se agrega el dígito de control último para lograr que el total sea un múltiplo de 10.

Como curiosidad, el último número de un solo dígito es el dígito de control, que en la actualidad va de 0 a 9. El anterior dígito de control del ISBN de 10 dígitos variaba del 1 al 10. En los casos en que se necesitaba un 10, se usaba el número romano X.

4. Un código para ISBN para cada versión

Cada versión que se realiza de un libro requiere de su propio código ISBN. ¿Qué quiere decir esto? Pues que si, por ejemplo, un editor publica una novela en cartoné (tapa dura), y más adelante decide sacar otra en rústica (tapa blanda), deberá utilizar dos códigos ISBN distintos para identificarlas.

Del mismo modo, si además de estas dos versiones del mismo título, opta por lanzar una edición de bolsillo u otra especial (por ejemplo, aquellas que se entregan con los periódicos o revistas en los quioscos), deberá asignarle unos nuevos dígitos.

Igualmente ocurre con los audiolibros, las versiones ilustradas a posteriori, las ediciones de lujo, etc. Cada una de ellas requerirá su propio código ISBN.

Otras circunstancias en las que resulta necesario introducir un nuevo código ISBN son las siguientes:

Si un editor ha introducido cambios textuales sustanciales en una publicación.

Si ha cambiado de editorial.

Si ha alterado el título del libro.

Si el libro está traducido a un idioma diferente.

5. La importancia del ISBN

¿Es imprescindible poseer un código ISBN para publicar un libro? La respuesta es no, aunque esto debe matizarse. Un libro no necesita un ISBN para poder imprimirse. Es decir, si usted desea autopublicar su libro y distribuirlo entre familiares, amigos, vecinos, etc. no necesita contar con ningún código de identificación.

Asimismo, si se trata de una edición no venal (es decir, una publicación sin ánimo de lucro que se difunde como regalo, publicidad, etc.), tampoco es necesario incluir el ISBN.

Por último, si la publicación consiste en unas actas administrativas, una tesis doctoral, catálogos de arte de museos, etc. tampoco es imprescindible contar con el ISBN.

En el caso de España, un Decreto gubernamental eximió a escritores y editores de colocar dicho código a los libros (la ley anterior se remontaba al año 1972). Desde entonces es posible publicar y registrar publicaciones sin ISBN.

Pero si lo que persigue es que su libro se comercialice en los puntos de venta oficiales, el ISBN resulta imprescindible. Por poner un ejemplo: los libreros utilizan los códigos ISBN en su día a día, por lo que si desea vender a través de librerías habituales o plataformas online como Amazon, necesita forzosamente un ISBN. Y es que, aunque se trate de un número, básicamente, el ISBN tiene la misma función que el código de barras, así como el EAN, número de cualquier otro producto, desde una caja de cereales a una botella de agua. De hecho, es posible convertir un ISBN en un código de barras de manera rápida y sencilla. Basta con acudir a las herramientas gratuitas que se ofrecen en Internet o solicitarlo a la propia agencia que gestionó su código. De este modo, el librero o encargado de los grandes almacenes donde se comercialice su libro tendrá más facilidad a la hora de gestionar su compra-venta.

Es importante subrayar que el ISBN no garantiza la calidad de la obra, ni proporciona ninguna forma de protección legal o de derechos de autor. Sin embargo, algunos países requieren legalmente el uso de un ISBN para identificar publicaciones, por lo que siempre resulta recomendable.

6. Cómo conseguir el ISBN

En las siguientes líneas le explicaremos cómo puede conseguir un código ISBN para su publicación. Y es que, como hemos mencionado anteriormente, si desea comercializar su libro en librerías, papelerías o grandes almacenes, resulta imprescindible poseer uno.

Por lo pronto, es posible obtener su código ISBN de dos modos distintos: a través de una solicitud presencial o telemática.

PRESENCIAL: Por la vía presencial tendrá que acudir a la administración correspondiente del país donde se realice la publicación, en este caso la Agencia Española del ISBN. Allí podrá solicitar uno o varios códigos, dependiendo de los formatos en los que se vaya a publicar su obra.

TELEMÁTICA: Si opta por solicitarlo a través de Internet, igualmente deberá dirigirse a la administración competente a través de su página web, donde previamente deberá registrarse. Una vez dado de alta, podrá subir la información del libro y realizar la gestión oportuna para que se lo concedan. Aprobada la solicitud, le será remitido el código en un plazo que suele oscilar entre una semana y diez días.

En ambos casos, la obtención del ISBN implica un coste económico que oscila entre los 45€, si se trata de una tramitación normal, y los 95€, si desea conseguirlo de manera urgente.

En la actualidad, la factura del ISBN es emitida a través de FGEE, entidad pública que representa y defiende los intereses  del sector editorial en nuestro país.

Libros de Ana Cabanas López de Vergara

Política de Privacidad. Editorial Alma Mater comparte información con el Grupo Editorial Punto Rojo Libros y Gunis Media.    Configurar y más información
Privacidad